Lotería de Navidad pieldetoro

 

  

 

www.repuestosauto.es

 

 

Tienda detailing

¡TODO PARA MIMAR TU COCHE!

Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro@telefonica.net

 

 

 

 

COMENTA LA PRUEBA DEL MERCEDES 190 E 2.5-16

 

 
 

Mercedes 190 E 2.5-16

    

Bajo la presión de una competencia cada día más numerosa y agresiva, Mercedes está imprimiendo un cambio de orientación a su producción, acentuando en sus modelos la importancia de las prestaciones y del comportamiento rutero. En el conjunto de su gama, el 190 E 2.5-16 es el más claro exponente de esta tendencia.

 

Una de las características que personalizan a la producción del fabricante de la estrella es la longevidad poco habitual de sus modelos en el mercado. Cuando, hoy en día, cinco años es tiempo más que suficiente para que un vehículo dé paso al lanzamiento de su sucesor, más o menos evolucionado, la carismática marca germana se conforma, simplemente, con ligeras mejoras que, dada la calidad de sus diseños, son bastante para mantener su gama en candelero.

 

Puesto a la venta en 1984, el Mercedes 190 2.3-16, disfrutaba de una concepción básica tan evolucionada que, llegada la hora de actualizarlo, pocos elementos podían mejorarse sin producir profundos cambios estructurales. Por ello, y antes de dar paso a los nuevos 190 de mayor tamaño y más aerodinámicos que aparecerán en el año 1991, se ha limitado la operación efectuada sobre el modelo original a una elevación en la cilindrada de su motor con objeto de mejorar su rendimiento global.

 

A pesar de la existencia dentro de la gama 190 de versiones equipadas con motores de seis cilindros, Mercedes continúa optando por su propulsor de cuatro cilindros en línea para mover el modelo deportivo. Esta decisión viene tomada por determinadas ventajas que procura este último concepto. Así, por ejemplo, el volumen individual de cada cilindro es mayor, por lo que la relación entre la superficie y el volumen de la cámara de compresión es más favorable, teniendo como resultado una disminución de las pérdidas termodinámicas, con lo que el consumo de combustible y la emisión de sustancias contaminantes son menores. De la misma manera, la entrega de par motor es mayor en la zona baja del régimen de utilización. Las ventajas de un motor más pequeño no se detienen ahí, pues, a menos cilindros, menor resistencia ofrecida por sus elementos móviles, con lo que se gana en rendimiento. Por último, no hay que olvidarse de un factor fundamental, que incide en el comportamiento dinámico del vehículo, y es su menor peso.


 

MECANICA EVOLUCIONADA

 

Una vez decididos a elevar la cilindrada del cuatro cilindros, las modificaciones no se limitaron a un aumento de sus medidas internas, sino que, en línea con la manera de hacer de la firma de Stuttgart, se adentraron en una actuación global. De esta forma, el bloque recibió la adición de un conjunto de nervaduras que mejoraran su rigidez. El tren alternativo, en buena lógica, fue totalmente remodelado, con un nuevo cigüeñal que permite una mayor carrera del pistón. Estos disponen de menor altura, con lo que disminuye su peso. Las bielas son más largas y el volante motor es más liviano, por lo que se facilitan las subidas de régimen. La ley de distribución es nueva al haberse variado el árbol de levas, mientras que la lubricación no ha sido olvidada, con un nuevo cárter de aceite y una bomba de mayor caudal. Las modificaciones se terminan con actuaciones en los colectores de admisión y escape, en especial en los primeros, con el objetivo de disminuir su efecto sonoro.

 

Sin lugar a dudas, la protagonista del buen rendimiento de este motor, más de 81 CV/litro, es la culata. Siendo partícipe en su diseño la firma Cosworth, se beneficia de las experiencias recogidas en más de quince años de competición al más alto nivel, donde la eficiencia de la combustión es piedra angular de toda investigación.

 

Construida en aleación ligera, su diseño es de tipo «cross-flow», esto es, de flujo cruzado, con las dos válvulas de admisión y las dos de escape dispuestas frente a frente e inclinadas en un ángulo de 45 grados. Con esta disposición y la ubicación de la bujía en el centro de la cámara de compresión, se consigue una propagación uniforme del frente de llama, con un buen rendimiento y aprovechamiento del combustible.

De la distribución se encargan dos árboles de levas, que mueven las válvulas directamente a través de taqués en forma de copa. En estas piezas desaparecen los elementos hidráulicos para poder obtener una respuesta más rígida que permita un funcionamiento a muy altos regímenes. La respiración del motor ha sido objeto de profusos estudios, pues, amén de las cuatro válvulas, las longitudes de los colectores de admisión y escape han sido minuciosamente estudiadas para aprovechar la ondas de presión y resonancia de los gases y así poder aumentar la presión en el interior del motor.

 

Con todo este conjunto de detalles, sino fundamentales, sí sensibles, este propulsor de 16 válvulas dispone de unas cualidades de funcionamiento poco comunes. Silencioso y escaso en vibraciones, como no podía esperarse menos de un modelo de Mercedes. Buena disponibilidad de par en la zona baja del cuentarrevoluciones y facilidad para girar por encima de 5.000 r.p.m. hasta cerca de las 7.000, donde la pérdida de potencia y el corte de inyección acechan.

 

Si las modificaciones en la mecánica son prolijas, la carrocería, en su aspecto exterior, no presenta diferencias importantes. Los elementos aerodinámicos incorporados al cuerpo del modelo básico y el rebaje en la altura de casco consiguen dejar el Cx en 0,32, aunque más destacada nos parece la disminución de la portancia (tendencia a la elevación del vehículo por efecto de las fuerzas aerodinámicas) en un 47 y 40 por ciento en los ejes delantero y trasero, respectivamente.


 

PLENO CONFORT

 

En el interior del habitáculo, las novedades perceptibles a simple vista son escasas. Se dispone de reglaje en inclinación de la banqueta de los asientos delanteros, los cinturones tienen un ajuste de sus fijaciones en altura, con disponibilidad de 84 mm. Por último, gracias a cierta remodelación en el diseño de la parte posterior existe un mayor espacio para los pasajeros, en especial, en la zona destinada a la cabeza.

 

La aparente pequeñez de estos detalles no hace sino confirmar el grado de satisfacción de los técnicos alemanes en cuanto al confort ofrecido por el 190-16 válvulas. Ya es posible considerar como tradicional la filosofía alemana por la que se incorporan reglajes de suspensión de amplia flexibilidad unidos a amortiguadores más o menos enérgicos. Este modelo no rompe con la tradición y si su orientación marcadamente deportiva obliga a un recortado recorrido de suspensión, los asientos con su molesto «muelleo» pueden llegar a satisfacer al más exacerbado buscador de suavidad. Sin embargo, este mismo movimiento vertical de la banqueta dificulta la precisión en una conducción deportiva. Ya desde un punto de vista ciertamente exigente, no es admisible un volante de semejante tamaño, aunque razonablemente comprendamos que es el mínimo imprescindible para no ocultar ni un centímetro cuadrado del tablero de instrumentos.

 

Si hay un nexo común para poder ofrecer un estimable confort de marcha con un comportamiento irreprochable, ese es un avanzado diseño de suspensión. Este Mercedes combina a la perfección ambas características: sobre el eje delantero se monta un sistema relativamente similar a un McPherson, aunque con significativas diferencias. En primer lugar, la articulación inferior se realiza mediante un robusto triángulo de amplia base. Además encontramos una particularidad en el conjunto muelle/amortiguador, y es, precisamente, que no forman conjunto. Están situados independientemente, de manera que el amortiguador actúa sobre la parte superior de la mangueta, mientras el muelle lo hace sobre el triángulo inferior. De esta manera es posible adecuar el trabajo de ambos elementos en función de parámetros totalmente diferentes.

En el tren posterior encontramos el famoso y ya bastante imitado conjunto de suspensión formado por cinco brazos, que controlan con exactitud los ángulos variables de la suspensión, caída y convergencia, durante el recorrido que realiza la rueda en su desplazamiento. Sobre este tren es posible incorporar, mediante el oportuno sobreprecio, un sistema corrector de altura de tipo hidroneumático, con el que se logra mantener la altura de la carrocería a un nivel constante cualquiera que sea la carga llevada por el vehículo, con los beneficios que ello comporta en el comportamiento rutero.

 

El funcionamiento de este diseño de suspensión es óptimo. Si relevante es la conducta del motor dentro del conjunto del modelo, las aptitudes que demuestra el bastidor y las suspensiones para aprovechar toda su potencia, incluso en situaciones delicadas, rayan todavía a mayor altura. Tanto si el estado del asfalto es perfecto o descarnado, si las curvas con que nos encontramos son de radio amplio o reducido, si el firme es ondulado o plano, da igual. La posibilidad de mantener un ritmo de marcha altísimo supera con creces las posibilidades de la mayoría de los conductores.

 

El silencio de marcha, las escasas vibraciones, la aparente facilidad con que negocia todo tipo de curvas, puede despistar a un conductor no prevenido, mientras su mirada no descienda hasta el velocímetro. Entonces es cuando, realmente, se dará cuenta de lo rápido que circula.

En este positivo panorama sólo hay un elemento mecánico que no nos ha satisfecho en la misma medida: la caja de cambios, y, en especial, su manejo. Falta de un tacto adecuado, con sincronizados muy lentos y situadas las velocidades en posición poco corrientes (con la primera hacia la izquierda y hacia atrás) no parece haber sido estudiada con tanto mimo como otros conjuntos mecánicos de este vehículo.

 

Aún así, si profundizamos en nuestro deseo de extraer el máximo rendimiento del modelo, tendremos en el equipo de frenos uno de nuestros grandes aliados. Mercedes incorpora cuatro grandes discos, con los delanteros ventilados y de un sobredimensionado diámetro de 284 mm., con lo que, en la práctica, es imposible encontrar problema alguno con ellos, tanto en lo que se refiere a potencia como a resistencia.

 

En suma, este 190 E 2.5-16 nos ha parecido un vehículo de diseño especialmente acertado, tanto en su aspecto práctico como en el puramente mecánico, en el que destaca su extraordinaria seguridad y eficacia desde el punto de vista deportivo, lo cual es, en el fondo, su razón de ser.

 

Balance final

Mercedes 190 E 2.5-16

CONFORT

Nada que objetar.

8 Legendarias son ya las cualidades de confort de cualquier turismo Mercedes. Y el 190 de 16 válvulas no es una excepción. Razonable suavidad en la flexibilidad de la suspensión y confortables asientos. Escaso ruido aerodinámico o de origen mecánico.

DIRECCION

Una técnica poco extendida .

8 La práctica totalidad de los modelos existentes en nuestro mercado utilizan el sistema de cremallera en su dirección. Mercedes es una de las escasas excepciones al aplicar la técnica de la recirculación de bolas. Sus cualidades de precisión y suavidad no admiten duda.

FRENOS

Rendimiento superlativo.

9 A la hora de detener un modelo de estas prestaciones, no es posible hacer concesiones. Cuatro discos, de generoso diámetro y un sistema antiblocaje ABS son imprescindibles para obtener un rendimiento fuera de toda critica. Potentes, resistentes y fácilmente modulables.

COMPORTAMIENTO Y ESTABILIDAD

Seguro y eficaz

9 El 190 16 válvulas pertenece a una raza de vehículos cada día más escasa: los de propulsión trasera. La agilidad y capacidad de giro en curvas de radio reducido no tiene parangón con sus rivales, los tracción delantera. Aquí, además, resulta relativamente sencillo el control de los voluntarios deslizamientos del tren posterior.

MOTOR

Plenamente utilizable a cualquier régimen .

8 El incremento del rendimiento ha sido el objetivo principal de la elevación de cilindrada de este propulsor. Con ella, la típica característica de los motores multivál- vulas, escaso par a bajas revoluciones, deja de ser protagonista, mejorando el agrado de utilización.

CAMBIO

Se debe mejorar .

7 El compañero más adecuado a un motor de rendimientos deportivos es, sin duda, un cambio rápido y bien escalonado. El Mercedes falla en estos aspectos. La longitud en el recorrido de la palanca, así como la lentitud del sincronizado, hacen perder parte del placer en la conducción rápida. Además, el salto entre tercera y cuarta es claramente perceptible.

VELOCIDAD MAXIMA

En línea con sus rivales.

8 A un régimen de motor de 6.470 rpm. se han alcanzado los 234,4 km/h. en quinta relación.

ACELERACIONES

El enemigo es el peso.

8 400 m. con salida parada ................. 15,6 s.

1.000 m. con salida parada ................ 28,4 s.

RECUPERACIONES

Algo lentas .

7 400 m. en 4.ª entrando a 40 km/h .... 18,4 s.

1.000 m. en 4.ª entrando a 40 km/h ... 32,7 s.

400 m en 5.ª entrando a 50 km/h ..... 18,3 s.

1000 m. en 5.ª entrando a 50 km/h .... 34,6 s.

CONSUMOS

Muy ajustados .

8 En carretera a una velocidad media de 99,7 km/h: 6,98 litros/100 km. .

 

 

Características técnicas

Mercedes 190 2.5-16

Motor

Delantero longitudinal. Cuatro cilindros en linea.

Diámetro por carrera (mm.)

95,5 x 87,2

Cilindrada (cm3)

2.498

Realización de compresión

9,7:1

Potencia máxima (CV DIN a r.p.m.)

204 a 6.750

Par máximo (mkg DIN a r.p.m.)

24,5 a 5.000

Potencia especifica (CV/litro)

81,6

Relación peso-potencia (kg/CV.)

6,37

Bloque

Fundición.

Culata

Aleación ligera.

Posición de las válvulas

4 por cilindro, en ángulo de 45°

Arbol de levas

Dos, en culata, accionadas por cadena.

Encendido

Electrónico.

Alimentación

Inyección electrónica Bosch KE Jetronic.

Tipo de combustible

Gasolina super.

Capacidad del depósito (1)

70

Lubricación

Bomba de engranajes.

Refrigeración

Por líquido con circu. hermético.

Tracción

Trasera.

Embrague

Monodisco en seco. Diámetro: 228 mm.

Relaciones de cambio y desarrollos con el motor a 1.000 r.p.m. (en km/h.)

1.ª

2.ª

3.ª

4.ª

5.ª

 

 

4,080:1 ( 8,87)

2,520:1 (14,37)

1,770:1 (20,46)

1,260:1 (28,74)

1,000:1 (36,21)

Grupo

3,070:1

Suspensión delantera

Independiente, tipo McPherson, con barra estabilizadora.

Suspensión trasera

Independiente, por brazos múltiples con barra estabilizadora.

Dirección

Recirculación de bolas, servoasistida.

Vueltas de volante

3,5

Diámetro de giro

10,6 m.

Sistema de frenos

Hidráulico, con doble circuito en diagonal y servofreno.

Delanteros

Disco ventilado. Diámetro: 284 mm.

Traseros

Disco. Diámetro: 258 mm.

Llantas

7"x15"

Neumáticos

205/55 ZR 15

Largo x ancho x alto (m.)

4,43x1,71x1,36

Distancia entre ejes (m.)

2,665

Vías (delantera y trasera) (m.)

1,45/1,43

Peso en orden de marcha (kg.)

1.300

Prestaciones y consumos

Velocidad máxima (km/h.)

230

Aceleración 0 a 100 km (seg.)

7,7

Aceleración 0 a 1.000 m. (seg.)

28,6

Consumos (90/120/urbano)

7,8/9,0/13,0

 


· Texto: F. J. Morillo (AUTOMECANICA nº 235, Octubre 1989)

 

 
 
 

 

 

 

 

Otras pruebas relacionadas

 
 
 
   
 
 
   
 
 

Comentarios de los lectores: 7
 

 

1. mamadou toure

693972564

 

2. mamadou toure

693972564

 

3. mamadou toure

693972564

 

4. mamadou toure

693972564

 

5. Miguel

En la revista Autobild Classic de diciembre viene una comparativa muy interesante entre el Mercedes 2.5 16, el BMW M3 E30 y el Ford Sierra Cosworth

 

6. Copini

El coche de los chulos de putas jejej

 

7. monolito

me gusta esto de los videos en las pruebas. podeis colgar tambien algun que otro anuncio de la epoca, nostalgico que soy jeje.

 

 

      

 

 

Comentarios desde facebook
Comentarios desde pieldetoro
Nombre: 
Email:
CODIGO DE SEGURIDAD requerido: introduzca el número 1234
Comentario: