recambioscoche.es/marca-vehiculo/pieza-de-repuesto-opel.html  

 

Tienda detailing

¡TODO PARA MIMAR TU COCHE!

Se compran revistas de coches antiguas

Ofertas en el email

pieldetoro@telefonica.net

 

 

 

 
 

 

 

Los bricos de los foreros


   
 

Seat 600 Tractor

Por Revista SEAT

   
 

 

Después de trece años de sucesivas mejoras en su fabricación, con 700.000 unidades rodando por el país y más de tres millones por todo el mundo, parece difícil conocer nada nuevo del impar 600. Este reportaje prueba lo contrario.

 

Por si algo faltaba al Seat 600 para alcanzar la cumbre de su popularidad, la amplia lista de sus prestaciones acaba de enriquecerse con un nuevo capítulo. Un 600 con matrícula M-250.594, después de hacer la nada frecuente cantidad de 158.000 kilómetros por toda la geografía española, se dedica ahora —convertido en tractor— a labrar tierras del pueblecito oscense de Perarrúa, cerca del parque nacional de Ordesa, a los pies de los Pirineos.

 

El responsable de tan original transformación es don José Lacambra Pueyo, un emprendedor aragonés de sesenta y cinco años. Hijo de un herrero, el señor Lacambra tenía vocación decidida por la mecánica. Un taller de bicicletas le sirvió para iniciarse. Después ha trabajado en Zaragoza, en los Saltos Eléctricos de Huesca y del Alberche y en la casa Ford, de Madrid. También tuvo un pequeño taller para reparación de diversas máquinas de oficina.

 

El señor Lacambra, padre de dos hijos y abuelo de seis nietos, reparte ahora su tiempo entre la capital de España, donde tiene familiares, y una pequeña finca de su pueblo.

 

—¿Qué ha significado para usted el Seat 600?

 

—Simplemente le diré que después del doscientos cincuenta mil hace un año compré otro 600, porque, sin duda, es el mejor coche para callejear y, además, se porta muy bien en carretera. Es muy duro.

 

—¿Cómo llegó aquel 600 suyo a convertirse en tractor?

 

—La historia es larga; era de los que primero que se fabricaron, como ya indica su misma matrícula. Lo compré de segunda mano. Había hecho ya cuarenta y seis mil kilómetros, que no está mal, y non una pequeña reparación continuó corriendo hasta los ciento cincuenta y ocho mil, sin problemas. De vez en cuando le sometía a viajes largos, y así fue como le fui añadiendo año tras año hasta ciento doce mil kilómetros más.

 

—¿Por qué lo retiró de la circulación?

 

—Una noche iba mi hijo al volante por la carretera Madrid-Barcelona. A la altura de San Fernando de Henares, un coche grande que circulaba a la máxima velocidad le dio un fuerte golpe trasero al tomar una curva, dejándolo seriamente dañado. Sin embargo, ni se rompieron sus cristales ni sufrió el motor, aunque el tremendo impacto desplazó a éste varios centímetros adelante. Después del choque, las puertas, aunque abolladas, abrían y el motor funcionaba normal.

 

—¿Hubo heridos?

 

—Ni mi hijo ni su mujer, que viajaba con él, se llevaron más que el susto. En cambio, y esto es más curioso, los viajeros del otro coche resultaron con algunas cortaduras al romperse sus propios cristales. De todas formas, nada grave.

 

—¿Qué pasó después?

 

—Llevado al taller, la reparación me la presupuestaron en treinta mil pesetas. Por su parte, el seguro lo declaró «siniestro total», ofreciéndome por él siete mil pesetas, cantidad que yo consideré ridícula. En consecuencia, no acepté venderlo. Pensé en su reparación por mi cuenta, pero su alto costo me hizo desistir. Entonces se me ocurrió, con una transformación de chapa muy bien pensada, convertirlo en furgoneta, pero carecía de espacio para guardarlo bajo cubierto. Incluso pensé con mis hijos hacer con él un «fórmula libre» para correr en circuito, pero tampoco lo llevé a cabo.

 

—Cómo nació en usted la idea de convertirlo en tractor?

 

—El motor funcionaba a las mil maravillas y francamente me daba pena arrinconarlo. Le seguí dando vueltas al asunto y calculé que podría servirme para labrar una huerta que tengo en el pueblo, de unas veinte áreas.

 

—¿Quién realizó la transformación?

 

—Yo mismo, guiado por unos planos que hice sobre la marcha, en un pequeño taller, sin otros elementos que un torno, una máquina taladradora, una piedra de esmeril, una soldadora autógena y una cizalla.

 

—En la transformación de coche a tractor, ¿qué elementos del 600 le sirvieron?

 

—La mayor parte: el grupo motor, sistema eléctrico, motor de arranque, volante, luces, ruedas anteriores, colectores de escape, etcétera. Y me funciona de maravilla, sin el menor problema hasta ahora. Algunos días hace el medio centenar de kilómetros, para «sumar a la colección...».

 

—¿Su rendimiento sigue siendo satisfactorio?

 

—¡Magnífico! Gracias a un sistema de bomba hidráulica y unos rodillos de aproximación que le he acoplado, el arado puede profundizar en la tierra en cada momento lo necesario. Trabaja en segunda velocidad, a una media de seis kilómetros por hora. Su consumo de gasolina «normal» es muy bajo, y tan fácil y cómodo que hasta mis nietos pequeños lo manejan.

 

—¿Cómo ha solucionado los problemas de inscripción de este insólito tractor ante el Ministerio de Industria? ¿Qué marca lleva, «Lacambra»?

 

El aludido, sonríe y nos contesta:

 

—No, no; Seat, claro. Sigue con la misma matrícula que antes, como si no hubiera pasado nada.

 

-¿...?

 

Y «como si no hubiera pasado nada» nos despedimos del señor Lacambra, un hombre en el que no se sabe si admirar más sus magníficas dotes de artesano o su inefable modestia. A tal tractor, tal señor.


Fuente: Revista SEAT nº 60 (Febrero 1972)

   
   
 
   
   

 

 

 
Comentarios de los lectores
 

 

 1. jose127

 Que cosa mas curiosa, un 600 echo tractor. Ojala siga conservándose, sería una pieza única.

 

 

 2. Chus

 Os he encontrado de casualidad... soy la nieta de el artífice de esta transformación de un 600 en tractor. Me gustaría agradeceros la publicación de este reportaje de la revista SEAT de 1972 y deciros que el tractor a día de hoy está en perfecto estado. Sigue con nosotros... Un saludo

 

 

 3. manuel

 Podria esplicarnos los pasos de esta transformacion?

 

 

 4. sport02

 Polifaceticos Pelotillas, la de perrerias ingeniosas que les tocaron soportar en una epoca de necesidades donde cualquier manitas aprovechando(y no reciclando pues esta expresion no estaba tan de moda)cualquier cosa se apañaba. Bonita historia si señor

 

 

 5. santiago

 Un verdadero "manitas".

 

 

 6. luis

 Curiosa historia. Parece mentira lo que puede dar de sí este pequeño automóvil.

 

 

Comentarios desde facebook
Comentarios desde pieldetoro
   
Nombre: 
E-mail: 
Comentario: 
 

 

 

 

¡MAS DE 4.000 REVISTAS ORIGINALES!

Buscar en el texto descriptivo:
Revista:

 

 

 

 

Tienda detailing

¡TODO PARA MIMAR TU COCHE!

 
www.repuestosauto.es